Síguenos por correo electrónico

29 de septiembre de 2017

Reseña de Ana, la de tejas verdes de L.M. Montgomery (Beatris)

¡Hola a todos! Yo soy Beatris y en esta ocasión les traigo la reseña del libro “Ana, la de tejas verdes” escrito por L.M. Montgomery. Sé que llevo mucho tiempo desaparecida por aquí pero he tenido que adaptarme a la jornada habitual de septiembre y a otras tareas que me han imposibilitado poder actualizar por aquí. Además, quería escribir algo cuando tuviera ganas y no verme forzada a hacerlo puesto que esto no deja de ser una vía de comunicación que tengo para hablar sobre mi afición por los libros. A continuación les dejo mis redes sociales y la reseña.
VISITAD MI PERFIL EN GOODREADS: Beatris (MUNDO LITERARIO)
AMINO (¡EN LA COMUNIDAD LIBROS AMINO!): @beatris_mora2
PÁGINA DE FACEBOOK: Melani Beatris Mora
PINTEREST: @beatris_mora2
ANTERIOR RESEÑA EN EL BLOG (MELANI):
ENTRADA MÁS RECIENTE EN EL BLOG: 
Datos principales:
Título: Ana, la de Tejas Verdes
Título original: Anne of the Green Gables
Saga: Sí (8 libros) (libro 1/8)
Autora: Lucy Maud Montgomery
Páginas: 344
Editorial: Toromítico
Sinopsis: Cuando en lugar del chico huérfano que pretendían adoptar, Ana Shirley, una niña pelirroja de once años, aparece en las vidas de Marilla y Matthew Cuthbert, dos hermanos solteros que viven en su casa familiar de Tejas Verdes, en el pequeño pueblo de Avonlea, sus vidas y las de cuantos la rodean cambiarán para siempre. Con su vivacidad, risas y lágrimas, y sobre todo su alegría e imaginación, Ana conseguirá formar parte, por primera vez en su vida, de una familia, y tener un lugar al que podrá llamar hogar para siempre. 
Opinión personal: Hace ya unos cuantos años que Melani (la otra administradora del blog) leyó este libro y me lo recomendó encarecidamente. Mi madre, por otro lado, veía la serie y las películas basadas en estos libros cuando era una niña y le tiene mucho cariño. Todo esto hizo que la novela captara mi atención y la añadiera a la lista de libros que quiero leer. Sin embargo, pasó el tiempo hasta que más o menos en marzo de este año entré a mi cuenta de Netflix y vi que iban a estrenar pronto una nueva serie en versión moderna basada en las novelas de L.M. Montgomery. Vi el tráiler y me quedé totalmente prendada de la filmografía, que es muy bonita visualmente, y de lo poco que se dejaba entrever del personaje de Ana. Al poco tiempo logré hacerme con el libro; lo leí y, unos cuantos días después, ya estaba viendo la serie recién estrenada con mi madre. 
La cubierta de este libro es bastante interesante. De fondo podemos ver una fotografía antigua de un andén y, en versión animada, a una niña pequeña sentada en un banco. Es una idea muy original y que podría haber tenido un resultado buenísimo. A mí, en concreto, esta portada no termina de convencerme porque la animación no me gusta demasiado. Creo que, sin dejar de lado el hecho de que es una caricatura, tendría que haber sido más realista para que el contraste no resultara tan fuerte. El dibujo por sí solo es bonito y queda bien pero ponerlo al lado de esa foto le quita potencial. 
Los lomos de estas novelas son preciosos y se ven llamativos y con un cierto toque antiguo cuando están colocados todos juntos. 
Matthew y Marilla Cuthbert son dos hermanos que viven en el pueblo de Avonlea, situado en la Isla del Príncipe Eduardo. Llevan una vida rutinaria y campestre en la bonita zona de Tejas Verdes. Matthew comienza a hacerse mayor y es por eso que necesita a un muchacho joven que pueda ayudarle en los cultivos. Ambos deciden adoptar a un huérfano y proporcionarle cobijo a cambio de sus servicios. Cuál es la sorpresa de Matthew cuando, en el andén, se encuentra con una niña llamada Ana, que no para de repetir lo agradecida que está de que la hayan adoptado. En vez del chico que estaban esperando, por una absurda equivocación, reciben a una niña pelirroja que habla casi sin ejercer pausas y que se siente afortunada de haber encontrado un hogar. El anciano, en su infinita bondad, es incapaz de decirle que no y la lleva hasta Tejas Verdes, con la esperanza de que sea Marilla la que la devuelva al orfanato. La señora de la casa, al ver la tristeza de la pobre Ana, decide que podrá quedarse con ellos durante una semana y que, si demuestra ser lo bastante educada y una buena ayudante en las tareas de la casa, podrá quedarse. 
Este libro se ha convertido en uno de mis favoritos, ha sido extremadamente bueno y me ha dado justo lo que quería. 
El hilo conductor de esta novela es Ana. Ana: la chica que preferiría no ser pelirroja, la que habla de todo como si no pudiera estar callada, la que encuentra belleza en cualquier situación, algo obsesionada con las novelas y los cuentos de hadas, soñadora, risueña, divertida y llena de ilusión por vivir. Es ella la que guía la historia y quizá es por esto por lo que, mientras lees, te invade un positivismo y buen humor incalculable. 
Había ciertas situaciones en las que llegué a reírme a carcajadas en voz alta y eso es algo que nunca, o casi nunca, me ha pasado con un libro. Llegué incluso a leerle estos fragmentos a mi madre y ambas no podíamos retener la risa. Es divertida, es cómica y todo ello sin perder el encanto. 
Igual que hay momentos divertidos también hay sitio para el drama, sobre todo en la última parte de la novela. Ocurren una serie de acontecimientos totalmente inesperados, que me tomaron por sorpresa, y que nos llevan a un final con el que lloré. Me gustó mucho el hecho de que el final, a pesar de plantear una situación muy difícil y delicada, se sepa ver un ambiente de melancolía y de superación. 
Las vivencias de Ana a lo largo de esta novela son maravillosas. Nunca sabes cuál será la siguiente locura o quién estará involucrado en ella. Ana no hace cosas normales y, aún así, las lleva a cabo y encuentra gente que la poye. 
También hay un espacio para el romance. En una dosis muy breve, pequeña pero que el propio lector/a sabrá intuir hacia dónde va a desembocar todo esto. Los pocos momentos en los que se desarrolla esta relación me parecieron tan bonitos y tan llenos de ese amor inocente de la niñez que lograron enternecerme. Por supuesto, hay que tener en cuenta que Ana tiene uno 11 años al comenzar esta novela y finaliza con 15 así que es un amor 2 a fuego lento y que se va desarrollando con pequeños detalles. De hecho, es en próximas entregas (algunas de las cuales ya he leído, jajaja) en las que realmente evoluciona. O disminuye, todo sea dicho. 
La narración de L.M. Montgomery me ha encantado. Su forma de describir la naturaleza, los ambientes, los entornos, las características físicas de los personajes es maravillosa. Utiliza muchas metáforas, comparaciones y todo eso logra tener un efecto estético del lenguaje muy bonito y acorde con el ambiente de este libro. Los diálogos son frecuentes. Cuando dije que Ana hablaba muchísimo no bromeaba. Hay páginas y páginas en las que el personaje puede que esté contando una historia o simplemente hablando consigo misma. Lo impactante de todo esto es que en ningún momento te aburre. Aunque Ana se vaya por las ramas y se extienda en detalles insignificantes es esta clase de características las que dan vida al personaje, lo hacen más creíble y logra que el/la lector/a divertirse más con ella. 
Aparte de Ana, tenemos un elenco de personajes variado. Los personajes secundarios logran resaltar por sí mismos y a varios de ellos les tengo mucho cariño. 
Marilla es una señora mayor solitaria, severa, con las ideas muy claras y de actitud dispuesta y no es muy dada a demostrar sus sentimientos pese a que, bajo su apariencia de frialdad, esconde todo tipo de emociones. Es súper interesante leer como, con la llegada de Ana, empieza a cambiar sus pensamientos sobre la vida, a dejar más espacio para la diversión e imaginación y a cogerle cariño a una niña atolondrada e inconsciente. Su evolución es uno de los factores más resaltables de la novela y, hay momentos en los que, por medio la narración, sabes que Marilla está pensando en lo mucho que quiere a Ana y en cómo ha cambiado su vida desde que ella ha aparecido y, por más que quiera, no es capaz de demostrárselo del todo. Esos momentos son muy especiales y tienen un tono único. 
Matthew es un hombre de pocas palabras, bondadoso, servicial y generoso. Es una persona excelente y quiere a Ana como si se tratara de su hija. Sus actos a lo largo de la novela, su manera de actuar siempre en beneficio de Ana y de Marilla lo hacen un personaje querido y, por qué no, también alguien digno de admiración. 
Diana Barry es la mejor amiga de Ana, una niña que no tiene tanta imaginación pero termina por dejarse de llevar por la pelirroja. Ambas se ven la una a la otra como compañeras de vida y almas gemelas y la amistad que forjan, frente a cualquier adversidad, es sólida y llena de confianza. 
La señora Rachel es la vecina de Matthew y Marilla. Es una cotilla a gran escala, sabe la vida de todos los habitantes de Avonlea y nunca deja pasar la oportunidad de enterarse de algo nuevo. Con esta descripción se puede llegar a pensar que es alguien insoportable y resulta ser todo lo contrario. Es todo un soporte para Matthew y Marilla, una religiosa incansable (en un buen sentido), con un carácter muy fuerte y una mente difícil de cambiar de opinión. Un personaje cómico y que, con cada una de sus apariciones, se lleva el puesto de honor. Si hay algo que me puede “molestar”, por así decirlo, de ella sería el hecho de que tiene una mentalidad totalmente machista. Es algo sumamente lógico debido a la época en la que se desarrolla la novela y, de hecho, lo veo como algo positivo. Puede que me molesten los comentarios que hace respecto a eso pero nos plantean el punto de vista de chicas jóvenes del siglo XX que están empezando a querer abrirse camino y dejar atrás la opresión y la de una señora mayor que se obstina en las cosas deben continuar como siempre han sido, como si el cambio fuera algo malo. 
Por supuesto, hay otros personajes dentro de la novela. Quien la haya leído sabe que me he saltado a uno bastante importante y lo he hecho adrede ya que quiero que sea algo que tome sorpresa a los que no la han leído. 
Y con esto termino mi reseña de "Ana, la de Tejas Verdes" escrito por L.M. Montgomery. 
¿Lo habéis leído?
Si es así, ¿qué os ha parecido?
¿Lo queréis leer?
COMENTADME. 
(5/5 estrellas)
L.M. Montgomery: 
Cita: 
El futuro era suyo, con las posibilidades latentes de los años venideros, cada uno siendo una promesa entretejida en una guirnalda inmortal.
Espero que os haya gustado. Recordad que yendo abajo tenéis el gadget de seguidores para seguirnos en nuestro blog Mundo Literario (arriba tenéis la suscripción por correo electrónico) y que próximamente Melani (la otra administradora del blog) también publicará algo. ¡Hasta la próxima! Os quiero. ¡UN BESO ENORME!
Beatris


2 comentarios:

  1. Me llamó la atención el positivismo e inocencia de la niña. Lo leeré ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial! Espero que disfrutes tanto de Ana como yo.

      Eliminar