Síguenos por correo electrónico

21 de mayo de 2015

Debate literario: ¿Qué significa leer para mí? (Beatris)

¡Hola a todos! Yo soy Beatris y en esta ocasión os traigo una nueva entrega de la sección Debate Literario. Por si no sabéis en qué consisten esta clase de entradas son una serie de publicaciones en las cuales debato sobre algún tema relacionado con la literatura y vosotros me podéis dejar vuestra opinión sobre dicho tema en los comentarios. Os dejo con el Debate Literario y de hoy.
ANTERIOR DEBATE LITERARIO EN EL BLOG (BEATRIS): Debate literario: Las 5 cosas que más me atraen de un libro
MELANI NO HA HECHO ENTRADAS DE ESTA SECCIÓN.
 

Al abrir el blogger y ponerme frente a la pantalla con la hoja en blanco para hacer el debate de hoy no sabía exactamente qué era lo que quería publicar. Pero, de repente, me vino a la cabeza hablar sobre qué significa realmente leer para mí. Probablemente esto vaya a ser una cursilada de entrada pero creo que es algo que me gustaría compartir con todos los que sentimos este sentimiento tan extraño hacia los libros.
Desde qué era muy pequeña siempre me han atraído las historias. No fue desde el principio los libros sino las historias en general. Escuchar música, ver películas y releer esos cuentos una y otra vez hacía que mi pequeña cabezita se imaginara continuaciones de esas historias.
Mi madre fue desde siempre una gran aficionada a los libros (aunque siempre dice que no se compara con lo mío) Por lo tanto, quería que yo heredara esta afición así que me regalaba los clásicos cuentos ilustrados. Tenía toda una colección en la que se incluían libros infatiles como; La Cenicienta, La Sirenita, Hansel y Gretel, Caperucita Roja, La Bella Durmiente, El gato con botas. . .
Uno de los primeros libros que recuerdo haber leído cuando era pequeña es el de Lolo, un conejo diferente que eran las aventuras de un conejito que se sentía desgraciado porque tenía una oreja caída mientras que todos sus amigos y familiares las tenían altas y cómo él intentaba por todos los medios tener las orejas como los demás. Cuando tenía 5 años lo llevé por el Día del libro a mi clase y lo leímos en voz alta todo un grupo de niños. Desde ese momento empecé a tener curiosidad por leer más cosas.
Cuando tenía los 5 años recién cumplidos sabía leer y todas las noches necesitaba leer algo antes de irme a la cama. Si no era de esa forma no me sentía completamente a gusto.
Pasé muchos años de mi infancia leyendo y releyendo cuentos infantiles sin parar. Una y otra vez. Desde pequeña fui siempre a la que es ahora mi librería de confianza y recuerdo perderme entre las estanterías oliendo el olor a libro nuevo y curioseando. Nunca podía irme con las manos vacías.
Sin embargo, los libros que hicieron que de verdad me interesara cada vez más y más por la lectura fue la saga de Fairy Oak de Elisabeth Gnone, regalo también de mi madre.
Estos libros no puedo pasar un año sin releerlos. Me recuerda mi época de cuando tenía 8 años y me sumergía en el pueblo de Fairy Oak. Donde había un árbol que hablaba, dos gemelas tan diferentes como la noche y el día, un niña llamada Shirley que siempre iba con un perro y un gracioso ratón, una niña llamada Flox que se vestía con los colores del arco iris, un inventor llamado Jim que me robó el corazón, un gracioso capitán que contaba historias del mar, un lugar donde las hadas cuidaban de los sobrinos de las brujas, un lugar en dónde existía la magia blanca y negra. . . Son unos libros mágicos y de mis favoritos. Estarán para siempre en el fondo de mi corazón. No tenéis idea de lo mucho que significan para mí.
 

 
Cuando terminé la trilogía sentí que me faltaba algo de mi interior. Afortunadamente me enteré de que que habían sacado un spin-off. Eran cuatro misterios en cada libro del spin-off. La primera historia hablaba de amor, la segunda de la magia de la vida y los hechizos, la tercera de la amistad que está siempre a nuestro lado, y el último, mi favorito, contaba un adiós. Cuando las cosas se acaban nos duele y no podemos evitar que la tristeza aflore, pero no debemos sentirnos tristes puesto que hemos experimentado sentimientos que tal vez otra gente no lo haya hecho, nos quedaremos con los recuerdos que nos harán soñar y vivir, porque ellos nunca se desvanecen. Eso me enseñó el último libro.
 

Después llegó el diario con el que quedé completamente enamorada de este mundo. Debería de hacer una reseña de ellos porque no sigo diciendo que no podéis imaginaros que estos libros tienen un valor especial único para mí y que toda mi obsesión por la lectura que tengo ahora se los debo a ellos.
 

¿Qué significa leer para mí?
Leer es algo inexplicable. Cuando leo me sumerjo en otros mundos, o simplemente otra versión de mi propio universo. En ellos puedo vivir otras historias que tal vez en la vida real nunca viviría. Cuando leo puedo viajar a esos lugares.
En los libros encuentro personajes a los que odiar, amar y valorar casi tanto como a las personas de la realidad.
Los libros son mi vía de escape de lo que es el mundo en realidad. En ellos puedo ser yo misma sin fingir ni tener miedo, puedo mostrarme tal y como soy. En ellos vivo como si fuera un personaje más de esa misma historia.
¿Quién ha dicho que con los libros no se puede sentir?
Cuando leo un libro los sentimientos son lo más importante. Me echo a reír, sonrío como una boba, lloro sin poder evitarlo, tengo miedo y me muerdo las uñas. Los libros son emociones.
Puede que sean objetos materiales pero cuando voy a una librería y aspiro su aroma no puedo marcharme tan fácilmente de allí. Quisiera leer cada una de sus páginas hasta la última y quedarme a vivir allí, en ese lugar en donde las novelas te rodean y no te sueltan.
Los libros están hechos de palabras. Las palabras son como dijo alguna vez un gran señor llamado Dumbledore, la más amplia fuente que tiene el ser humano.
A través de las palabras podemos sentir cosas, podemos transmitir historias, crear personajes. La magia no existe pero yo creo que los libros son una clase  de magia más. Todavía muchas personas no se han dado cuenta pero cuando lees un libro, ¿no sientes magia?
Cuando leo un libro, me creo que estoy dentro de la historia. Que puedo hacer cualquier cosa. Después de leer un libro no soy la misma Beatris que antes de haberlo leído. Soy alguien que ha sabido aprender algo de dicho libro. Todos los libros nos enseñan algo, a veces solo tenemos que pensar un poquito más.
Para mí los libros son vida, una de las cosas más bonitas que he tenido la oportunidad de tocar, tener y vivir. Los libros son una de las grandes fuentes que tiene el ser humano.
________________________________________________________________
Espero que os haya gustado. En mi opinión creo que no lo he hecho demasiado bien pero solo he querido transmitir lo que no se puede decir del todo nunca. Recordad que yendo abajo tenéis el gadget de seguidores para seguirnos en nuestro blog Mundo Literario y que próximamente Melani también publicará algo en el blog. ¡Hasta la próxima! Os quiero. ¡UN BESO ENORME!
Beatris
 
 
 
 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario