Síguenos por correo electrónico

29 de enero de 2016

Recomendación literaria: Día de la Paz 2016 (Beatris)

¡Hola a todos! Yo soy Beatris y en esta ocasión os traigo la recomendación para el Día de la Paz. Tanto Melani como yo no queríamos dejar escapar esta ocasión para recomendar un libro. Os dejo con la entrada.
VISITAD MI PERFIL EN GOODREADS: Beatris (MUNDO LITERARIO)
RECOMENDACIÓN DEL 2015 (BEATRIS): Recomendación literaria: Día de la Paz 2015
RECOMENDACIÓN DEL 2015 (MELANI): Recomendación literaria: Día de la Paz 2015
ENTRADA MÁS RECIENTE EN EL BLOG: Propósitos de lectura de 2016 (Beatris)
 

No se me ocurría un mejor libro que recomendar para el Día de la Paz Mundial que El diario de Ana Frank. Creo que es de esas novelas que se tienen que leer al menos una vez en la vida.
Todo el mundo que me conoce sabe que el Holocausto es un tema que ha captado desde siempre mi atención y me encanta leer libros relacionados con esto. Precisamente la persona que hizo que todo lo referente a los nazis me pareciera algo llamativo fue Ana Frank de la cual vi una serie (versión anime antigua) en la que se contaba toda su historia. Tuve la oportunidad de leer al fin el diario el año pasado y es de esas lecuras que te cala hondo.
Estoy más que de acuerdo con las palabras de John F. Kennedy sobre el diario que dicen así: De entre los muchos que, a lo largo de la historia, han hablado en nombre de la dignidad humana en tiempos de sufrimiento y muerte, no hay ninguna voz que tenga más peso que la de Ana Frank.
No negaré el hecho de que el diario es bastante monótono y que muchos de los participantes de la historia no me gustaron pero no puedo dejar de afirmar que después de leer este libro tu perspectiva de las cosas cambia abruptamente. Ana Frank, desde la voz de cuando era una niña hasta su madurez como adolescente abre todo su ser a su diario, y, por conseguiente, a nosotros. Pasamos de las preocupaciones más simples a las más terribles a medida que avanzan las páginas. Pero lo más importante del diario es que sabes que todo lo que lees es verdad y no se trata de ficción, que realmente existió una niña llamada Ana Frank que tuvo que pasar por todo eso debido a sus creencias.
Es una lectura dura que por lo menos a mí me sacó las lágrimas en más de una ocasión. Lo mejor, en mi opinión, es la sinceridad con la que esta muchacha lo relataba todo. No se guardaba nada para sí a la hora de escribir sino que mostraba todo lo que pensaba y sus reflexiones es lo que hace que quiera recomendar este libro para esta fecha. Leer como aún estando en la miseria conservaba la esperanza, no dejaba de lado sus creencias y continuaba afrontando la vida que le había tocado vivir.
 


No quiero haber vivido para nada, como la mayoría de las personas. Quiero ser de utilidad y alegría para los que viven a mi alrededor, aún sin conocerme. ¡Quiero seguir viviendo, aún después de muerta! Y por eso le agradezco tanto a Dios que me hayas dado desde que nací la oportunidad de instruirme y de escribir, o sea, de expresar todo lo que llevo dentro de mí.
Qué bien estamos aquí, qué bien y qué tranquilos. No necesitaríamos tomarnos tan a pecho toda esta miseria, si no fuera que tememos lo que les está pasando a todos los que tanto queremos y a quienes ya no podemos ayudar. Me siento mal, porque mientras yo duermo en una cama bien abrigada, mis amigas más queridas quién sabe donde estarán tiradas.
Me da mucho miedo pensar en todas las personas con quienes me he sentido siempre tan íntimamente ligada y que ahora están en manos de los más crueles verdugos que hayan existido jamás.
Y todo por ser judíos.  
Las personas que tienen un religión deberían estar contentas, porque no a todos les es dado creer en cosas sobrenaturales. Ni siquiera hace falta tenerles miedo a los castigos que pueda haber después de la muerte; el purgatorio, el infierno y el cielo son cosas que a muchos les cuesta imaginarse, pero sin embargo el tener un religión, no importa de qué tipo, hace que el hombre siga por el buen camino. No se trata del miedo a Dios, sino de mantener alto el propio honor y la conciencia. ¡Qué hermoso y bueno sería que todas las personas, antes de cerrar los ojos para dormir, pasaran revista a todos los acontecimientos del día y analizaran las cosas buenas y malas que han cometido! Sin darte casi cuenta, cada día intentas mejorar y superarte desde el principio, y lo más probable es que al cabo de algún tiempo consigas bastante. Este método lo puede utlizar cualquiera, no cuesta nada y es de gran utilidad. Porque para quien aún no lo sepa, que tome nota y lo viva en su propia carne: ¡una conciencia tranquila te hace sentir fuerte!
Lo dicho, leed El diario de Ana Frank.
________________________________________________________________
¿Lo vais a leer? ¿Lo habéis leído? ¿Qué os ha parecido? Comentadme.
Espero que os haya gustado. Recordad que podéis seguirnos en el blog en el gadget de seguidores de abajo y que podéis suscribiros arriba mediante el correo electrónico. Próximamente Melani publicará algo en el blog. ¡Hasta la próxima! Os quiero. ¡UN BESO ENORME!
Beatris

 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario