Síguenos por correo electrónico

21 de diciembre de 2016

Coven Ahs. Casos y asesinos reales que fueron llevados a la pantalla #Melani



No he tenido tiempo para hacer reseñas así que hoy os traigo la tercera parte de casos y asesinos reales que inspiraron Coven la tercera temporada de American Horror Story, pero antes de comenzar debo de recordar:
visítenme en goodreads.*Mel.Mora.1058.Ginn.
Instagram.* melani.mora.1058.ginn.2
Mira más fotos y arts de tus series y libros favoritos en mi
cuenta de pinterest: Melani.Mora.GINN
Lectorati:Melani_Mora_Ginn.1058 Mora
Anterior reseña de Beatris.*Reseña de Mañana Cuando la guerra empiece de John Marsden (Beatris)
Anterior entrada mía en el blog: *Asylum Ahs. Casos y asesinos reales que fueron llevados a la pantalla #Melani
 Anterior entrada del blog :*Reseña de Mañana Cuando la guerra empiece de John Marsden (Beatris)
Anterior reseña mía en el blog: *Reseña de Dorothy debe morir de Danielle Paige #Melani
Próxima reseña mía en el blog:*?

Bien comenzamos entonces con la entrada espero que les guste, me queda aclarar que esta entrada está hecha con el mero placer de curiosidad y entretenimiento.
Esta entrada puede contener fotografías y material no apto para personas hipersensibles.
American Horror Story es una serie que en la  mayoría  de sus temporadas nos suele mostrar un tema distinto. El director y productor de esta serie se suele basar en casos de asesinatos que ocurrieron en su tiempo y que suelen ser reconocidos, así como se basa en asesinos reales para inspirar alguno que otro de sus personajes.
Para mi la tercera temporada de la serie es después de Murder House mi temporada favorita ya que nos trasporta a la actualidad donde las últimas brujas luchan por no perder su poder en este mundo. Mientras tanto unas antigua enemiga de la maestra del vudú regresara de entre los muertos declarando guerra. Deben de permanecer unidas pues es un tiempo peligroso para las últimas brujas.
La reina del vudú

Nueva Orleans destaca por su comida, el festival de “Mardi Gras” y la variedad de leyendas urbanas que envuelven a la ciudad puerto. En ese sentido, es sabido que es reconocida por sus misterios y costumbres ligadas al vudú africano debido a la esclavitud que había en la zona, costumbres que también se traspasaron a otros países como Haití.
Y ahí es cuando aparece la “Reina del Vudú en New Orleans”. Así se conocía a Marie Laveau, una de las mujeres más influyentes de aquella ciudad.
La fama de Laveau creció a tal punto que líderes de una iglesia local permitieron que ella pudiera, en la parte posterior de dicha iglesia, practicar libremente sus ritos satánicos. En tanto, su poderosa magia le significó, a “La bruja de Nueva Orleans”, que varias personas acudieran con el fin de solicitar favores de todo tipo: espirituales, económicos y amorosos.
Nació el 10 de septiembre de 1794, y sus orígenes se relacionan al reconocido barrio francés de la ciudad. Su padre era un acomodado hacendado blanco llamado Charles Laveau, mientras que su madre era una mulata llamada Darcental Marguetto. Junto a su marido, Jacques París, un hombre de color libre, abrazaron el catolicismo. Siempre se rumoreó que ambos practicaban el vudú, pero fue Jacques quien adoctrinó a la joven en esta práctica.
Tiempo después, su esposo desapareció en misteriosas circunstancias. Lo que coincide con la época en que la mujer comenzó a practicar abiertamente el vudú. Se llegó a pensar que lo había asesinado, ganándose el apodo de “La viuda de París”.
Se decía que adoraba a una serpiente denominada Zombie. Después, tuvo otro matrimonio con Christophe Louis Dumesnil de Glapion, hombre, que murió en 1835 de forma misteriosa.
Se supone que la mujer murió ese mismo año, sin embargo, existe un registro de otra persona llamada Marie Glapion Laveau, quién falleció en 1881 a los 86 años. Dicha información acrecienta aún más su leyenda, la cual todavía se ve en locales y en el cementerio de San Luis, ubicado en la famosa ciudad.
La Carnicera de Nueva Orleans.
Resultado de imagen de madame delphine lalaurie

Madame Delphine Lalaurie fue una socialité y asesina en serie nacida en el estado de Luisiana, Estados Unidos que se volvió famosa por haber torturado y asesinado a un gran número de esclavos negros.
Lalaurie nació en Nueva Orleans y se casó tres veces a lo largo de sus años. Mantuvo una importante posición en los círculos sociales de su ciudad natal hasta el 10 de abril de 1834, cuando rescatistas que habían respondido a un incendio en su mansión en Royal Street descubrieron varios esclavos amarrados dentro de la casa que mostraban evidencia de haber sido torturados por mucho tiempo. Después de esto la casa de LaLaurie fue saqueada por una multitud de ciudadanos enfurecidos, y se cree que ella escapó hacia París, en donde se especula que pasó el resto de sus días.
En 2016, la mansión en Royal Street en donde LaLaurie vivió se mantiene en pie y es un emblemático edificio de Nueva Orleans, propiedad de Nicolas Cage.

El 10 de abril de 1834, se inició un incendio en la residencia de los LaLauries en Royal Street, el cual había comenzado en la cocina. Cuando la policía y los bomberos llegaron al lugar, encontraron a una mujer de setenta años, la cocinera, amarrada al horno en su tobillo. Más adelante declararía que ella misma había iniciado el incendio como un intento de suicidio por miedo a su castigo -ser llevada al cuarto en el último piso- ya que dijo que nadie que había sido llevado allá había regresado. Según informó el New Orleans Bee del 11 de abril de 1834, la gente que se encontraba en la zona respondió al incendio tratando de ingresar a la dependencia de esclavos para asegurarse de que todos puedan ser evacuados. Luego de que los LaLauries se negaron a entregar las llaves del lugar, las personas que estaban ayudando tumbaron las puertas de la dependencia de esclavos y encontraron "siete esclavos, más o menos mutilados horriblemente... suspendidos por el cuello, con sus extremidades aparentemente estiradas y rajadas de una extremidad a la otra", quienes dijeron haber estado encarcelados allí por unos cuantos meses.

Una de las personas que entró al lugar fue el Juez Jean-Francois Canonge, quién después declaró haber encontrado en la mansión LaLaurie, entre otros, a "una negra... utilizando un collar de hierro" y "una vieja mujer negra que había recibido una herida muy profunda en su cabeza [que estaba] demasiado débil para poder caminar". Canonge dijo que cuando interrogó al esposo de Madame LaLaurie sobre los esclavos, este le contestó en forma insolente que "algunas personas debían quedarse en su casa en lugar de ir a las casas de otras para dictar leyes y meterse en las vidas de los demás".
Una versión de esta historia que circuló en 1836, recopilada por Martineau, añadió que los esclavos estaban esqueléticos, mostraban señales de haber sido azotados, eran amarrados en posturas restrictivas, y utilizaban collares de hierro con púas que mantenían a sus cabezas en posiciones estáticas.
Cuando el descubrimiento de la tortura de esclavos se hizo bien conocido, una turba de ciudadanos locales atacaron la residencia de LaLaurie y "demolieron y destruyeron todo lo que pudieron". Un sheriff y sus oficiales fueron enviados a dispersar a la multitud, pero para cuando la gente se fue, la propiedad en Royal Street había sufrido daños importantes, y "no quedaba mucho más que las paredes". Los esclavos torturados fueron llevados a una cárcel local, en donde los pusieron a vista del público. El New Orleans Bee reportó que para el 12 de abril, unas 4.000 personas habían ido a ver a los esclavos torturados para "convencerse de su sufrimiento".
El Pittsfield Sun, citando al New Orleans Advertiser en un artículo escrito varias semanas después de la evacuación de la dependencia de esclavos de LaLaurie, indicó que dos de los esclavos encontrados en la mansión de LaLaurie habían muerto desde su rescate y añadió: "Entendemos que... luego de cavar en el jardín, se encontraron cuerpos, y una vez destapado el pozo de la mansión se encontraron más, entre ellos el de un niño". Estas declaraciones fueron repetidas por Martineau en su libro de 1838 Retrospect of Western Travel, en donde indicó que el número de cuerpos desenterrados fueron dos, incluyendo al niño.
Hacha al ritmo del Jazz
 
El hachero de Nueva Orleans (en inglés: The Axeman of New Orleans) fue un asesino en serie que actuó en Nueva Orleans, Luisiana, entre mayo de 1918 y octubre de 1919. Reportes de la prensa durante el tiempo de los asesinatos mencionaron unos crímenes similares que dataron de 1911, mas las investigaciones recientes ponen en cuestión estos reportes. La identidad del asesino nunca se determinó.
Como implica el apodo, las víctimas eran asaltadas con un hacha que pertenecía a ellas mismas, en la mayoría de los casos. La característica común que conecta todas las agresiones presuntas de haber sido cometidas por "el Hachero" es la manera en la cuál fueron cometidos los crímenes nocturnos. En la mayoría de los casos, era forzada la puerta posterior de la casa y después los habitantes que dormían en sus camas eran asaltados con un hacha o una navaja de afeitar, dejando después el arma abandonada en la cocina, el patio o cerca de la cama. Los crímenes evidentemente no eran robos, puesto que el agresor no tomaba nada de las casas de sus víctimas.
"El Hachero" apuntaba a una variedad de víctimas, la mayoría de las cuales eran italo-americanos, llevando a muchos a creer que los delitos podrían ser por motivos raciales. Los medios sensacionalizaban el número de víctimas italo-americanas, llevando a sospechar la participación de la Mafia, a pesar de la escasez de evidencia. Algunos criminalistas han sugerido que los crímenes eran por motivos sexuales y el asesino era un sádico que buscaba víctimas femeninas. Los criminalistas Colín y Damon Wilson supusieron que el asesino mataba a los hombres sólo cuando obstruían sus intentos de matar a las mujeres, pues en algunos casos era matada la mujer, mas no el hombre. Una teoría menos probable es que el asesino cometía los delitos intentando promocionar el jazz, pues en su famosa carta declaró que perdonaría a aquellos que escucharan jazz en sus casas.

"El Hachero" no fue detenido ni identificado en la época, y sus delitos terminaron tan misteriosamente como habían comenzado. La identidad del asesino permanece aun desconocida, aunque se han propuesto varias identificaciones más o menos verosímiles. El 13 de marzo de 1919, fue publicada en los periódicos una carta pretendida de ser de "El Hachero", en la cual el autor declaraba que mataría de nuevo 15 minutos después de la medianoche el 19 de marzo, mas perdonaría a la gente que se encontrara en los lugares donde sonara una banda de jazz. Esa noche todos los salones de baile de Nueva Orleans estuvieron llenos de gente, y bandas amateur y profesionales tocaron jazz en fiestas privadas dentro de cientos de casas en toda la ciudad. Nadie murió esa noche.
 He creado esta entrada con el mero intento de curiosidad y cultura general así como de medio de información. Solo es que me pareció curioso que el productor de esta serie se fijara en crímenes tan atroces como estos para crear su serie. Creo que a partir de aquí sabiendo que todo esto sucedió de verdad y que hubo mentes tan perturbadas como para poder llevarlo a cabo estoy replanteandome la temática de terror de la serie. Espero que no se tomen a mal la entrada y que no cause polémica, ya que repito solo doy información como curiosidad general. Y espero que os haya gustado.Recordad que yendo abajo tenéis el gadget de seguidores para seguirnos en nuestro blog Mundo Literario (arriba tenéis la suscripción por correo electrónico) y que próximamente Beatris (la otra administradora del blog) también publicará algo. ¡Hasta la próxima! Os quiero. ¡UN BESO ENORME!


                          

                                                              Melani










                           
                                              

No hay comentarios:

Publicar un comentario